Vecinos de la localidad pacense de La Roca de la Sierra, uno de los municipios extremeños más afectados por las intensas lluvias, retiran el agua y el barro que ha anegado sus casas y sacan a la calle los enseres que han quedado inservibles, este miércoles. EFE/Jaime Cordón

TIEMPO BORRASCA

Voces anegadas en La Roca de la Sierra: "Emi, no insistas, no queda nada"

Publicado por: efeverde 15 de diciembre, 2022 La Roca de la Sierra (Badajoz)

Alberto Santacruz.- La Roca de la Sierra (Badajoz).- EFEverde.- Emilia entra y sale de su casa constantemente. En el interior, barro y desesperación; en la calle, sus enseres, hinchados por el agua y ya inservibles, pero ella se afana en limpiarlos, como si quisiera darles vida. "No insistas, no hay nada que valga", le dice una vecina.

Su casa, como otras muchas, se ubica junto a la Rivera de la Troya, un arroyo que cruza la localidad pacense de La Roca de la Sierra y cuya agua entró en rebeldía como consecuencia de las intensas precipitaciones registradas.

Su cauce cambió de registro sonoro. Del sonido acompasado pasó al ruido, al rugido. El agua reventó y descuadró las puertas de las viviendas más cercanas, lo que permitió a ese demonio de agua arrasar con todo. "Yo pude salir, pero a mi marido lo sacaron los bomberos", apunta Emilia con algo de alegría.

"Lo material se ha ido todo", afirma a EFE con la voz entrecortada mientras mira su televisor, la ropa de la familia, sus muebles, sus ollas... todo apilado entre barro y escombros frente a la puerta de su casa.

La imagen, dantesca donde las haya, se repite en las viviendas de sus vecinos. Ataviados con una ropa que ya no servirá mañana, pues el barro y la suciedad dificulta ver sus colores, y calzados con botas de agua, sacan con palas y cubos lo que ya ha dejado de ser útil. "Es decir, todo, pues todo está destrozado", vuelve a apuntar la vecina.

Destrozos 

A Manuel Sosa, cuya casa se ubica al otro lado del cauce, no le ha quedado nada, "ni camas, ni electrodomésticos ni muebles". "Toda la vida se ha ido en un rato", una frase que repite dos veces y que resume lo ocurrido en este municipio, en el que entre 80 y 100 viviendas se han visto afectadas por las inundaciones y unas 60 familias han tenido que irse de sus hogares por carecer de unas condiciones mínimas de habitabilidad.

El agua alcanzó más de un metro de altura en casa de Manuel, que vio como algunos de sus muebles flotaban y otros desaparecían de su vista. "Habrá que empezar de nuevo, pero no sé cómo", apunta entre dudas y suspiros que segundos después rompe al criticar la gestión que se ha hecho a la hora de limpiar el arroyo.

"Si el cauce de la rivera hubiera estado limpio... pero parece que los animales tienen más derechos que las personas", una reflexión que deja en el aire sin querer señalar a nadie.

Destrozos, agua y barro anegado en casas de La Roca de la Sierra (Badajoz). EFE/Jaime Cordón

Limpieza del arroyo

El arroyo se alimenta del agua que viene de la Sierra de San Pedro, donde la limpieza de su cauce "se quedó a medias", asegura Ladislao Cayetano, otro vecino que ha visto cómo todos los productos que había en un almacén de comida al por mayor han caducado, y no por fecha precisamente.

"Si no se limpia desde arriba (del cauce), ocurre lo que ocurre", insiste en su idea de que las cosas no se han hecho bien, como duda también de las posibles ayudas económicas que puedan llegar para reparar tanto daño. "Hay gente de los del volcán -de La Palma- que aún no ha cobrado", incide.

Mientras, en su calle y en las del otro lado del cauce, camiones y remolques transitan cargados de sofás, aparadores, mesitas de noche, sillas, taburetes y algún espejo roto. Nada sirve.

Agua y barro, paredes sin cuadros, salones sin encuentros y cocinas sin fogón. Algunos de sus residentes prefieren no hablar, como si sus voces también estuvieran anegadas. EFEverde

Sigue a EFEverde en Twitter

Secciones : Actualidad Agua Desastres
efeverde

EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com