Ejemplar de tortuga boba (Caretta Caretta), en tratamiento en el Centro de Recuperación de Especies Marinas Amenazadas (CREMA). EFE/ Irene Martín Morales

EDUCACIÓN AMBIENTAL

Aula del Mar de Málaga, 33 años trabajando por el cuidado del medio marino

Publicado por: Redacción EFEverde 1 de septiembre, 2022 Málaga

Irene Martín Morales.- Hace 33 años se formó la cooperativa Aula del Mar de Málaga, una iniciativa que persigue "sensibilizar a la población" sobre el medio marino y la recuperación de especies a través de la educación ambiental, ha explicado a EFE el educador y uno de los socios fundadores, Francisco López.

Desde sus inicios, con la creación de un "pequeño museo" en julio de 1989, que poco a poco fue creciendo, y la posterior incorporación de un Centro de Recuperación de Especies Marinas Amenazadas (Crema) en 1994, la empresa ha persistido en dar a conocer el Mar de Alborán, la importancia del cuidado de los océanos y de la biodiversidad que habita en ellos.

Labor del Crema

Concretamente, a través del centro de recuperación, han trabajado en la costa andaluza durante un largo periodo y, en la malagueña en los últimos años, con el cuidado de "tortugas marinas y cetáceos principalmente", ha destacado a EFE el biólogo y también sociofundador de la cooperativa, José Luis Mons.

Entre las actividades que desarrolla el centro, por ejemplo, está la liberación de tortugas marinas, como la de aproximadamente un kilo y 100 gramos, que se encontró en enero en la localidad de Estepona (Málaga) con principios de hipotermia, lesiones en la cabeza, la cara y el ojo y que ha sido liberada este mes de agosto.

Para tratarla, además de la medicación con antibióticos, "le pusimos un poquito de agua más cálida, empezamos a darle comida, y la verdad que se ha ido recuperando muy bien", ha explicado Mons.

El biólogo ha incidido en cómo estos animales se ven afectados -en muchas ocasiones- por el "mal uso que hacemos en general, y específicamente en el medio marino" con el abandono de "plásticos, trozos de redes, basura flotante" u otros materiales, o con acciones directas que repercuten en sus hábitats.

"Hay que tener mucha conciencia con la contaminación", ha advertido.

Tortuga marina comiendo
Tortuga boba (Caretta Caretta) comiendo en en Centro de Recuperación de Especies Marinas Amenazadas (CREMA). EFE/Irene Martín Morales 

Educación ambiental aplicada al medio marino

"En Málaga hemos sido los pioneros en educación ambiental sobre el mar" ha señalado, por su parte, López, incidiendo en que "poco a poco" han ampliado su labor de concienciación dirigiéndose tanto a la población en general, con seminarios y conferencias especializadas, como específicamente a un público infantil, a través de actividades escolares.

Como ejemplos ha destacado algunos de los talleres que han desarrollado durante estos años, también junto a otras entidades, relacionados con el consumo de agua o de inmaduros, el cambio climático, el reciclado de residuos, entre otras actividades, no solo en las instalaciones del museo y del Crema, sino también en exteriores como el campo o la playa.

López, el coordinador de programas de educación ambiental, destaca la puesta en práctica de tareas "muy sencillas" de laboratorio, con experimentos científicos; de observación de especies marinas y sus hábitats o incluso de simulacros de rescate de delfines y tortugas marinas, para tratar de concienciar sobre estos animales que se curan y liberan desde el Centro de Recuperación.

"Tenemos la suerte de estar en una provincia bañada por el Mar de Alborán", y es por ello, ha alertado López, que "hay que preservar precisamente" este espacio para "no cargarnos esas especies" ni repercutir en otras que migran por el Mediterráneo.

A día de hoy, la cooperativa de cinco miembros, con vínculos familiares, compuesta por los biólogos Juan Jesús Martín y José Luis Mons; el especialista en acuaponía, presidente del Aula del Mar de Málaga, y miembro del Comité español de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) Juan Antonio López; el educador, Francisco López y la psicóloga Cristina Moreno, sigue manteniendo su centro de recuperación y el museo Alborania, que cuenta con acuarios y exposiciones históricas de la ciudad, de invertebrados, cetáceos y otras especies, ahora ubicado en el centro de Málaga.

Exposición huesos de ballena, en el Museo Alborania. EFE/ Irene Martín Morales

"Espero que el objetivo inicial de aquella empresa que creamos hace tanto tiempo haya conseguido que la gente quiera más lo que tiene a su alrededor, a su tierra, a su mar, y que sepa respetarla", ha concluido López. EFEverde

Sigue a EFEverde en Twitter

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.