Una lechuza volando en una fotografía de archivo.  EFE/ Carlos Ortega

BIODIVERSIDAD AVES

La conservación de lechuzas, incentivo para la paz entre Israel y Palestina

Publicado por: Redacción EFEverde 13 de noviembre, 2022 Madrid

La cooperación para la conservación de la biodiversidad es una fórmula de reconciliar a poblaciones de países enfrentados incluso en conflictos armados, como parece demostrar el proyecto 'La Naturaleza no conoce fronteras' para salvar lechuzas en Oriente Medio.

Así, Israel, Palestina y Jordania colaboran para la conservación de esta ave, a pesar de sus diferencias políticas, y lo hacen con éxito según ha explicado a EFE el profesor titular de biología en la Universidad de Lausana (Suiza) Alexandre Roulin, en el marco del XXV Congreso Español de Ornitología en Menorca.

El proyecto comenzó debido al excesivo volumen de pesticidas que empleaban los agricultores israelíes para combatir la presencia de roedores en sus cultivos porque, dado que las lechuzas se alimentan precisamente de estos animales -entre 2.000 y 6.000 cada año-, al final también terminaban envenenadas.

El profesor titular de biología en la Universidad de Lausana (Suiza) Alexandre Roulin, en el XXV Congreso Español de Ornitología en Menorca. EFE/David Arquimbau Sintes

Para solucionar el problema, los responsables de esta iniciativa instruyó a los agricultores para que aprendieran a utilizar a las lechuzas como depredadores, con lo que fue posible reducir la cantidad de pesticidas sin por ello comprometer la producción de los cultivos.

Además, gracias a transmisores GPS colocados en las lechuzas fue posible certificar que criaban en Israel pero "cada noche cruzaban la frontera a Palestina para cazar".

Como el problema era similar en los campos agrícolas de Jordania y Palestina, la colaboración se extendió a las comunidades de agricultores en estos países ya que, como explica Roulin, los problemas medioambientales "no son nacionales" sino que afectan a regiones enteras del globo.

Así, diplomáticos y colaboradores en el proyecto de los tres territorios debatieron sobre la mejor manera de colaborar y "empezaron a agradarse mutuamente", llegando incluso a "entablar amistad", según el relato de Roulin.

Aunque "nunca hablábamos de política" para evitar problemas el biólogo está convencido de que, una vez establecidas relaciones y formalizado colaboraciones, es posible "hablar de temas más serios", como el conflicto palestino-israelí.

De esta forma, el proyecto ha continuado de forma ininterrumpida desde inicios del siglo XXI, a pesar de que los sucesivos períodos de conflicto en la región, entre las autoridades israelíes, jordanas y palestinas, que intercambian regularmente "conocimiento y experiencia".

Se trata, para Roulin de "una iniciativa refrescante" teniendo en cuenta que "siempre se leen malas noticias de esta región" porque demuestra que "es posible acercar a los diplomáticos, los políticos y el público general", a pesar de sus desavenencias.

Por ello, ha animado a que este proyecto, "un ejemplo y una inspiración", se replique en otras partes del mundo donde existan problemas ambientales en zonas de conflicto. EFEverde

 

Sigue a EFEverde en Twitter

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.