Juan López de Uralde, Irene Rubiera y Miguel Pajares en la presentación del libro “El legado”. EFE/Griselda Romero

LIBROS MEDIOAMBIENTE

"El legado", las mentiras detrás de los compromisos climáticos de las empresas

Publicado por: Redacción EFEverde 16 de septiembre, 2022 Madrid

Griselda Romero.- (EFEverde).- Las grandes corporaciones y gobiernos están asumiendo, cada vez más, una "gran" cantidad de compromisos verbales en relación a la crisis climática, que en muchos casos, tienen como único objetivo el propio “lavado de imagen”, una práctica conocida como "greenwashing", tema central de la novela, “El legado”, de Miguel Pajares, presentado en Madrid.

Se trata de un thriller de novela negra que parte del sepelio de un científico, del que se descubre que asesoraba a grandes corporaciones para definir sus compromisos climáticos, una historia a través de la cual se revela que muchos de estos compromisos están basados en promesas de futuro “irreales”, de las que “no debemos fiarnos”, ha explicado en entrevista con EFE Pajares, doctor en Antropología Social y experto en migraciones climáticas.

El libro tiene por objetivo realizar una crítica a las tan "potentes y poderosas" empresas de todos los sectores -petróleo, energía, automóvil, banca, seguros, entre otros, -cuyas decisiones e intereses "afectan directamente a las economías, la política, a nuestras vidas y, por supuesto, a nuestro planeta".

Arreglar y revertir daños

Ante la evidencia de los perjuicios ambientales que causan, las compañías han decidido "muy estratégicamente" adelantarse a cualquier regulación de los gobiernos, asumiendo la culpa y prometiendo "arreglar y revertir" los daños, siempre incidiendo en lo que harán y no en lo que están haciendo, ha lamentado Pajares.

Sin embargo, proponen alternativas para "compensar" esos daños, como la plantación de bosques, la captura de carbono o el hidrógeno verde, que según el autor, "no se ven por ningún lado" y que en la gran mayoría de casos fracasan, pues parten de una visión "tecnoptimista", que cree en estas opciones como si de una "panacea mágica" se tratara.

El autor plantea como "única" solución para avanzar en la transición energética y luchar contra el cambio climático la reducción del consumo de combustibles fósiles y de las actividades como la agricultura y la ganadería extensiva, entre otras muchas que liberan gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Para ello, se requiere la actuación de los gobiernos, que han de adoptar "medidas inmediatas"; y también de los ciudadanos, que deben votar a "partidos comprometidos", ha subrayado.

 

Publicaciones de Miguel Pajares: Refugiados Climáticos y El legado. EFE/Griselda Romero 

 

En la presentación de 'El legado', en la librería Burma, se ha debatido sobre greenwashing, con la participación del diputado de Unidas Podemos y coordinador de Alianza Verde, Juan López de Uralde, y de la activista climática de Ecologistas en Acción, Irene Rubiera.

Orígenes del greenwashing

El diputado ha recordado la "prehistoria del ecologismo", de los años 70 a los 90, como una época en la que comenzaron a verse los problemas, ocurrieron numerosas victorias ambientales y la inercia era muy positiva, por lo que se cuestiona "¿Qué estamos haciendo mal?".

Sitúa el origen del greenwashing en el año 1992, en la cumbre de Río de Janeiro, donde por primera vez gobiernos e industrias reconocieron la crisis climática como un problema grave y decidieron realizar cambios, momento en el que se activó una "gran operación" de lavado de imagen y donde "todo comenzó a ir a peor", ha afirmado.

Las empresas -ha explicado- dejaron entonces de actuar en solitario para hacerlo colectivamente, creando lobbys con objetivos contrarios a los planteas en la cumbre; organizaron cambios en sus estrategias de comunicación y relaciones públicas, en lugar de cambios en sus actuaciones, lo que también abrió paso al negacionismo, que comenzó siendo científico y que en la actualidad, tras demostrarse las evidencias, ha pasado a ser puramente político, lo que lo hace "más descarado y descarnado aún".

Regulación, voluntad política y complicidad social

Rubiera no cree que estemos "perdiendo" la lucha contra el cambio climático porque no seamos capaces de afrontarlo, ni que los procedimientos y las herramientas sean el problema, sino los actores, que cuentan con mucha experiencia y "saben bien cómo meter la mano" en acuerdos internacionales, política institucional y la forma de opinar de la sociedad.

Ha insistido en que se trata de un "reto normativo" para el que debemos asumir que la política, la vía institucional y las cumbres de las Naciones Unidas, son la "mejor" herramienta para movilizar y conseguir cambios reales.

Los tres ponentes, han coincidido en que pese a que en la actualidad las actuaciones son "insuficientes" y "no se está yendo en la dirección y a la velocidad que se debería" son optimistas en su visión del futuro, empujado por el gran movimiento social ecologista, y aseveran que las regulaciones, la voluntad política y la complicidad social son las "claves para ganar". EFEverde

 

Sigue a EFEverde en Twitter

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.