Antonio Vercher, foto @arturolarena para @efeverde

FISCALIA MEDIOAMBIENTE

Antonio Vercher: El mundo se resiste a dejar su zona de confort frente a los problemas ambientales

Publicado por: Redacción EFEverde 19 de enero, 2023 Madrid

Elena Sánchez Laso y Amaya Quincoces

Madrid, 19 ene (EFE).- Antonio Vercher, fiscal de la Sala de Medio Ambiente y Urbanismo, que acaba de presentar su último libro, ha advertido de que el mundo "no quiere dejar su zona de confort" frente a los problemas ambientales, aunque sí "tenerlo todo verde", y para ello, lo cual es bueno, habrá que compaginar "crecimiento económico y sostenibilidad".

En una entrevista con EFE con motivo de la publicación de su último libro "Delincuencia ambiental y empresas", el valenciano Vercher, que además ha sido presidente del Consejo Consultivo de Fiscales del Consejo de Europa, valora los avances ambientales en España "en una inmensa mayoría" de aspectos, aunque advierte de problemas como el "greenwashing" o lavado verde de las empresas, el tráfico de residuos o los delitos urbanísticos.

El apego por la naturaleza, a este jurista doctor en Derecho por Cambridge y Máster en Harvard, le viene de niño cuando su madre le mandaba al campo. También ha sido letrado del Tribunal de Justicia de la UE y experto nacional en medioambiente en la Comisión Europea y evaluador del Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) del Consejo de Europa.

Pregunta.- ¿Somos los españoles más proclives a saltarnos la legislación ambiental que nuestros colegas europeos?
Respuesta.- En este país tenemos un género literario conocido como novela picaresca, aunque bueno, la semana pasada me mandaron una nota de inicio de procedimiento penal por corrupción contra el fiscal jefe de Fráncfort, con eso queda dicho todo. Resulta que no toda la corrupción es en el sur, en otros sitios cuecen habas.

P.-¿Cuántas sentencias se producen al año?
R.- En el 2021, dado que aún no hay estadísticas de 2022, se llegó casi a las 1.200 condenas y además, unas 300 absolutorias; la ratio es muy buena, la más elevada de toda Europa. Empezamos en España con prácticamente un fiscal de medioambiente por provincia y ya somos 201. Está claro, observando la evolución, que el crecimiento de condenas es exponencialmente más importante que el de absoluciones.

P.- ¿Y en el caso de condenas por incendios cuáles son los datos?
R.- Aquí la ratio es complicada; anualmente suele haber de 15.000 a 20.000 incendios, aunque la mayoría sin trascendencia penal. Respecto a los de sexta generación (macroincendios), nos enfrentamos a un problema de futuro francamente complicado; tendrán que utilizarse contextos técnicos y científicos muy peculiares, porque el incendio histórico ya no se produce.

P.- Pozos de extracción de agua y construcciones ilegales, vertidos, contaminación... El hotel El Algarrobico, en Carboneras (Almería), sigue sin demolerse 16 años después ¿por qué?
R.- En el Algarrobico hay muchas decisiones políticas, y yo no tengo capacidad para afrontar determinados asuntos desde esa perspectiva; el Código Penal es mi vía y tengo que sumirme a él, pero además no soy parte de la administración; generalmente si no es delito la Fiscalía no puede actuar de oficio.
Anualmente por la vía penal conseguimos la demolición de unos 150 edificios. Históricamente en este país no se ha demolido nada, y eso es parte del problema; ahora se empieza, hay más rapidez. Esta materia implica la ejecución de sentencias, se le da al juez el poder de decretar o no la demolición, y una vez que se acuerda, el constructor del edificio ilegal es el encargado de derruirlo pero suele hacer lo imposible para ser declarado insolvente, y entonces se recurre a la Administración para que, subsidiariamente, demuela. En España, con 17 comunidades, las perspectivas de organización administrativa son profusas y complejas.


P.- ¿Qué desarrolla la Fiscalía en prevención ambiental?

R.- Estamos entrando en la perspectiva de prevención y está resultando muy positiva; por ejemplo, tras empezar a ver cantidad de animales ahogados que entraban a beber en balsas y no podían salir, hemos comenzado a hacer campaña con ello; otro asunto es la electrocución de aves, aquí hemos conseguido la primera sentencia, porque las eléctricas no colocan las líneas eléctricas como se debería. Históricamente no había planteamientos preventivos, pero hoy empiezan a suscitarse.
Existen circunstancias que alteran estacionalmente funciones como la gestión de residuos. La ley de bases de régimen local va poniendo competencias según el número de habitantes, pero en verano la población se dispara en algunos pequeños pueblos. En la costa el turismo está llegando en cantidades importantes. Puede haber sustancias que con el calor explotan, vidrios con efecto lupa que provocan incendios. Anualmente se consiguen retirar unos 300 vertederos.

P.- En su nuevo libro se dedica una parte especial al "greenwashing" o lavado verde de las empresas para vender la imagen de que son más sostenibles de lo que son ¿cómo lo ve?

R.- Hoy el mundo quiere todo verde, y es bueno, pero se proporciona mucha información falsa. De forma legítima cada uno quiere vender su producto, pero algunas opciones son problemáticas.

P.- ¿Está mejorando la protección ambiental?

R.- Claro, sin ir más lejos la capa de ozono se está recuperando, y hasta cierto punto y en algunos lugares la calidad del aire; cabe recordar que antes la gasolina era con plomo. Ha habido muchas mejoras pero, sin embargo, los avances se producen en progresión aritmética y los problemas crecen en progresión geométrica. Además, no queremos dejar nuestra zona de confort, esto que me lo arreglen, es muy cómodo, pero hay que trabajar.

P.- Respecto a la radicalización de grupos de jóvenes con acciones contra el patrimonio artístico para llamar la atención en la lucha contra el cambio climático ¿cómo lo ve?

R.- Fatal, por acciones como los grafitis estamos hartos de proceder penalmente al igual que cuando la gente se pega a cuadros. Entre los diferentes cuerpos la Policía local tiene una labor excepcional a la que derivamos prácticamente todo lo que se refiere a patrimonio histórico local, malos tratos, animales domésticos y contaminación acústica.

P.- ¿Cómo valora el papel de las ONG ambientalistas?
R.- La Fiscalía tiene una deuda de gratitud con ellas, sin ninguna duda; se trata de gente comprometida y admirable que ha hecho lo que no ha hecho nadie. EFE
esl.aqr/icn

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.