Imagen de redes halladas en el mar cedida por Gravity Wave

MAR PLÁSTICOS

Gravity Wave o cómo vivir de limpiar el mar de plásticos

Publicado por: efeverde 16 de mayo, 2022 Madrid

Ana Tuñas Matilla.- Demostrar que se puede vivir de limpiar el mar de plásticos y solucionar uno de los mayores problemas del planeta sin depender de donaciones es el principal objetivo de Gravity Wave, proyecto puesto en marcha por los hermanos Amaia y Julen Rodríguez tras vivir experiencias que les "abrieron los ojos".

Con la ayuda de pescadores tradicionales, han retirado del Mediterráneo más de 80.000 kilos de plásticos y de redes que han sido transformados en planchas con las que fabricar, por ejemplo, muebles.

El germen de Gravity Wave surgió después de un viaje de Amaia por el sureste asiático. "Mi hermana esperaba encontrarse playas paradisíacas y en lugar de eso se encontró playas en las que pisaba plásticos en vez de arena", ha dicho a Efe Julen Rodríguez, quien, paradójicamente, en ese momento regentaba una empresa de accesorios de plástico para móviles.

"Volvió traumatizada y me abrió los ojos, me hizo tomar conciencia del problema". Entonces conoció a Lefteris Arapakis, un joven griego que, tras montar una escuela de pesca sostenible, apostó por concienciar a los pescadores de la necesidad de su colaboración para retirar del mar los plásticos que atrapaban sus redes.

"Ahí se nos encendió la bombilla, teníamos que trabajar con pescadores tradicionales para recoger los plásticos, reciclarlos y convertirlos en productos de valor. Lo dejamos todo, cerré mi empresa, Amaia dejó su puesto de directora de márketing y montamos Gravity Wave".

Inicialmente, intentaron hacer fundas para móviles, pero no lo consiguieron pese a haber logrado financiación y contar con el apoyo de empresarios como Pablo Fernández, cofundador de Clicars.

Tras ese fracaso empezaron a buscar un modelo de negocio que "literalmente nos permitiera vivir de limpiar el mar y que fuera escalable", ha explicado el emprendedor.

Ese modelo consiste en que empresas interesadas financian la recogida y tratamiento de los plásticos (unos 3 euros por kilo) y que esas acciones se difunden mediante campañas de marketing que les permiten mejorar su reputación y dar a sus usuarios la oportunidad de participar en la limpieza de los mares.

Actualmente de la recogida se encargan unos 3.000 pescadores que faenan en el Mediterráneo (tienen acuerdos con cofradías del 12 % de los puertos mediterráneos y rechazan trabajar con pesqueras industriales), y el procesado se lleva a cabo en un planta de Valencia.

Fibras de plástico obtenidas de redes retiradas del mar. Cedida por Gravity Wave

Nadie quería reciclar las redes

Entre el 30 y el 50 % de lo que sacan del mar son redes, un residuo muy complicado de tratar y que nadie quería gestionar porque rompe las máquinas. Sin embargo, ellos, en colaboración con empresas especializadas, han dado con un sistema que permite su valorización, ha afirmado Rodríguez.

De esos residuos sacan unas planchas "de un material único en el mundo" con las que fabrican mobiliario personalizado para las empresas colaboradoras, más de 70 hasta la fecha.

"Nacimos con el objetivo social de limpiar el mar, pero somos una SL, no queremos ser una ONG que dependa de donaciones externas. Al revés, queremos ser un modelo rentable para que el proyecto sea escalable y tenga impacto (...). El problema es demasiado grande y creemos mucho en el poder de la colaboración", ha afirmado el emprendedor.

Banco fabricado con plásticos recogidos del mar. Imagen cedida por Gravity Wave

Gravity Wave cerró el primer trimestre del año con un resultado bruto de explotación (ebitda) positivo y por el momento no genera beneficios porque están invirtiendo para maximizar y optimizar sus operaciones.

En 2021, facturaron 100.000 euros y sólo en el primer trimestre de 2022 ya han ingresado 200.000. El objetivo, cerrar el año con una facturación de 1 millón de euros.

"Vemos que esto tienen mucho potencial. Estamos empezando a vender el plástico que transformamos como materia prima para industrias que, como la de la automoción, consumen mucho plástico. Ahí es cuando todo se multiplicará", según Rodríguez.

Además, están extendiendo su actividad al Cantábrico y van a optar a fondos europeos para crecer.

"Empezamos por el Mediterráneo porque es el mar con una mayor concentración de plásticos del planeta (...). Si demostramos que se puede limpiar, estaremos demostrando que se pueden limpiar todos los mares del mundo", ha aseverado. EFEverde

 

efeverde

EFEverde, la plataforma global de periodismo ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com