Oiga, no me grite. Por (*) May

Publicado por: Pedro Pablo G. May 27 de octubre, 2022

La contaminación acústica no sólo provoca molestias leves como dolor de cabeza y, a la larga, sordera. También acelera el pulso, incrementa la presión arterial y la agitación respiratoria y puede afectar al organismo generando trastornos de diversa gravedad e incluso infartos. Aunque en España no somos muy dados a tenerla en cuenta porque según diversos estudios éste es uno de los países más ruidosos del mundo, se trata de un problema grave en la sociedad contemporánea.

Sigue el humor de MundoMay en Twitter e Instagram

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

---

(*) Pedro Pablo G. May es periodista y escritor. También dibuja y Mundomay es su universo gráfico, del cual forman parte las ecoviñetas de esta serie.

Secciones : MundoMay
Pedro Pablo G. May

Periodista, escritor e ilustrador, con 40 años de experiencia, siempre interesado en la Naturaleza, la ciencia y las nuevas tecnologías.