Imagen del río Giguela, uno de los cauces principales del Alto Guadiana que desemboca en las Tablas de Daimiel, rodeado por cultivos. ©José Luis Regalado/WWF España

SEQUÍA DAIMIEL

La sequía agrava el estado de Tablas de Daimiel, una "crónica de una muerte anunciada"

Publicado por: Redacción EFEverde 27 de agosto, 2022 Madrid

Noemí Romero Vera .- Efeverde -. De las 1750 hectáreas del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel (Castilla-La Mancha) que son susceptibles de encharcase, actualmente solo están inundadas 49 ha, lo que representa un 2,8 % de la superficie total inundable del parque, convirtiendo la situación en "la crónica de una muerte anunciada".

Esta situación crítica se ha visto agravada por las continuas extracciones y los cultivos intensivos de la zona, a la que se le une la poca capacidad de persecución de las Administraciones a las prácticas irregulares, las olas de calor y la sequía, por lo que EFE ha hablado con varios expertos para analizar el estado del Parque y cómo afectan todos estos factores tanto a la biodiversidad como a los agricultores.

Pérdida de biodiversidad 

La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) basándose en los estudios del Instituto Geológico Minero de España sobre las reservas del Acuífero 23 o acuífero de La Mancha Occidental que alimenta a Daimiel, indica que "hay un déficit de 1500 hectómetros cúbicos", según ha informado a EFE el presidente de la CHG, Samuel Moraleda.

El técnico en aguas de la organización WWF, Rafael Seiz, ha explicado que "la biodiversidad es la mayor víctima, ya que Las Tablas era una zona importante en las rutas migratorias hacia África y ahora muchas especies acuáticas se han quedado sin zonas húmedas para alimentarse o criar".

El déficit hídrico en las Tablas se ha convertido en la narrativa perfecta para "la crónica de una muerte anunciada", ha incidido Seiz

Situación crítica para los agricultores

Pero la sequía también afecta a los agricultores, para quienes las limitaciones del Plan Especial de Sequías a un 10 % de regadío ahogan la capacidad para mantener socioeconómicamente sus cultivos”, ha afirmado el presidente de la Comunidad de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) Mancha Occidental I, Ángel Vellón.

Pero el presidente de la CHG explica que con “el recurso de aguas subterráneas que ofrecen, la agricultura tendrá que reconvertirse y adaptarse, porque se extraen más recursos de los disponibles para uso agrícola”, como lo avalan las Redes de Control de Masas de Agua.

Según el representante de CUAS, ya se han tomado algunas medidas como “la actualización de los sistemas de ahorro de riego”.

Extracciones ilegales 

El representante y miembro del Patronato de las Tablas, Alberto Fernández, ha asegurado que hay unas 41.000 ha ilegales de regadío en la zona del Alto Guadiana y el acuífero 23, de los que se extraen unos 92 hectómetros cúbicos (hm3) al año de forma ilegal.

Una situación difícil de controlar, según Seiz, ya que la persecución es difícil porque la Administración no tiene suficientes medios técnicos y muchas batallas judiciales se pierden debido al régimen de protección de la Ley de Aguas, muy garantista con el usuario”, además "existen muchos encubrimientos que se escapan al control de la Confederación.

Pero además, hay intereses económicos en juego porque “la captación de primas y fondos europeos con los cultivos favorece las políticas sectoriales que no desincentivan el uso del agua y pretenden conseguir votos y rédito electoral", lo que "favorece que exista una demanda alta de agua donde no hay recursos suficientes”, ha apuntado Fernández.

"Las administraciones envían un mensaje contrario, ya que mientras que la Confederación limita el uso del agua, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha apoya la intensificación del uso de regadío con ayudas a cultivos como la vid, almendros o pistachos en zonas que tradicionalmente eran de secano", ha añadido Seiz. 

Perspectiva de la zona de cultivos del Alto Guadiana, cerca de Villarubia de los Ojos, donde la mayoría de las parcelas se han transformado a cultivo en regadío intensivo. ©José Luis Regalado/WWF España

"Parches" como soluciones 

Según el representante de WWF, desde las Administraciones se están tomando otras soluciones como el aporte de 6 hm3 procedente del trasvase Tajo-Segura, o los pozos de emergencia que mantienen en la UCI a las Tablas, lo que ha calificado de "parches".

Esas soluciones son "espejismos acuíferos", según Fernández, "que no corregirán el desastre de la sobreexplotación y la falta de gestión hídrica y solo traerán graves consecuencias”, refiriéndose a la pérdida de caudal agravada por la sequía o los altos niveles de eutrofización en el Tajo.

Vellón, por su parte, no comprende el culpabilizar a los agricultores de la situación en las Tablas, y esperan que “los ciclos de lluvia compensen la situación de falta hídrica”, además ha afirmado que “la Administración debería trabajar por infraestructuras y aportes entre cuencas para el uso de abastecimiento, agrario y medioambiental.

Desde WWF abogan por “un cambio social referente al desarrollo rural y al uso del territorio, y políticas ambiciosas adaptadas a las circunstancias actuales que reduzcan la presión sobre el acuífero y apoyen al sector agrícola”.

Si se pierden las Tablas, se pierde el reclamo turístico de unos valores naturales como Parque Nacional y ecosistema, y si se continúa la sobreexplotación también se pone en riesgo a las personas que subsisten con los cultivos”, ha concluído Seiz. EFEverde

 

Sigue a EFEverde en Twitter

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.