Vista del parque científico de Novi Sad, sede del BioSense Institute, empresa impulsora de la primera aldea digital serbia para paliar los efectos del cambio climático. EFE/ Jesús Calero

SERBIA UE AGRICULTURA

Serbia crea una aldea agrícola digital para adaptarse al cambio climático

Publicado por: Redacción EFEverde 30 de noviembre, 2022 Novi Sad (Serbia)

Jesús Calero.- Novi Sad (Serbia).- Cultivos conectados a internet, satélites y robots que predicen con la ayuda de inteligencia artificial el clima y las necesidades de los vegetales. Así es como Serbia, un país candidato a entrar en la UE, pretende crear una aldea agrícola digital que se adapte al cambio climático.

El proyecto "Digital Village" (Aldea Digital), impulsado por la empresa pública Serbia BioSense Institute, quiere transformar la localidad rural de Mokrin, cerca de la frontera con Rumanía, en un modelo de referencia para paliar los efectos de la crisis climática.

Las temperaturas extremas vividas en los últimos meses en el norte de Serbia, donde se encuentra la aldea de 5.300 habitantes, han reducido la cosecha de maíz un 90 % con respecto al año anterior.

El BioSense Institute ha recibido 38 millones de euros de la Unión Europea (UE) a través de varios programas de innovación tecnológica y cuenta con ayudas del gobierno serbio valor 14 millones de euros.

Cultivar desde el espacio

Para convertir las granjas convencionales en un escenario de vanguardia, BioSense Institute cuenta con satélites y drones que recogen imágenes aéreas de los cultivos y visualizan con un mapa de calor el estado de la siembra.

Gracias a estos mapas, los agricultores "pueden comprobar qué partes de los cultivos dejarán de ser fértiles en los próximos años y evitar así futuras pérdidas", explica Vladímir Crnojevic, director del instituto, ante una grupo de periodistas europeos, entre ellos EFE, invitados a Serbia por la Comisión Europea.

"Estamos instalando una red de dispositivos, máquinas y sensores en las zonas rurales, que funcionarán como estaciones meteorológicas remotas para recolectar información sobre el suelo", agrega el jefe de BioSense Institute en Novi Sad, al norte de Serbia.

Dentro de estos dispositivos se incluyen, entre otros, robots que circulan por los campos para tomar muestras del suelo y controlar la salud de las plantas o sensores inteligentes que los granjeros clavan en la tierra para comprobar la fertilidad del terreno.

Estos sensores analizan los nutrientes de la tierra y contribuyen a reducir al mínimo el uso de pesticidas.

BioSense Institute está asociada con la Agencia Espacial Europea (ESA), lo que le permite ser la única empresa serbia que usa imágenes por satélite de este ente europeo.

A cambio, comparte sus investigaciones con organizaciones como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo (EBRD), el Banco Mundial y Unicef.

Granjeros digitales

La información recogida por satélite se ofrece a los agricultores de la zona a través de una aplicación para teléfono móvil, "AgroSens", que cuenta hoy con más de 20.000 usuarios en Serbia.

"Para registrarse, los usuarios solo necesitan una dirección de correo y un teléfono móvil, indicar dónde se encuentran sus parcelas y cuánto producen anualmente", explica Crnojevic.

A través de la aplicación, el agricultor recibe todos los datos sobre su plantación, qué ha fallado en el sistema de riego o cómo adaptar sus cultivos a las temperaturas extremas del futuro.

Todas estas previsiones están realizadas con inteligencia artificial y ayudan a los agricultores a elegir las mejores semillas para su parcela en caso de sequía o heladas.
Con solo hacer una foto, el sistema permite a los granjeros, con hasta cinco días de antelación, comprobar si sus frutas y verduras están enfermas.

Según Crnojevic, este proyecto quiere "modernizar la producción agrícola" y "hacer la vida en el campo más atractiva para los jóvenes", especialmente para el talento digital que escapa cada año de Serbia hacia otros países europeos ante la falta de oportunidades en el sector tecnológico.

Por el momento, 30 explotaciones agrícolas de Mokrin están incluidas en el proyecto y se espera que un centenar de agricultores más se unan de aquí a 2025, para cuando la "aldea digital" esté terminada, estima el BioSense Institute. EFEverde

Sigue a EFEverde en Twitter

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.