El virulento incendio de Alicante sigue activo y el de Zaragoza, estabilizado

Publicado por: Redacción EFEverde 15 de agosto, 2022

En una nueva jornada de llamas en España, el virulento incendio forestal de Val d'Ebo, en Alicante, sigue activo tras haber calcinado hasta el momento, mas de 6.500 hectáreas de terreno, mientras el de Zaragoza, también muy complejo, está ya estabilizado aunque se mantendrán los efectivos desplegados.

A su vez, la castigada Galicia, con más de 3.600 hectáreas de terreno quemadas en Ourense, registró anoche otro incendio forestal, por lo que ya son ocho los que arden en esa provincia, al que se suma un noveno en la provincia de Lugo

Asimismo, durante este fin de semana de puente, que no ha dado tregua a las llamas, especialmente virulentas también en el norte, los bomberos en Asturias trabajan en tareas de extinción de cinco incendios en la zona occidental de la comunidad, aunque ya están controlados o en fase de revisión.

Los intensos trabajos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) durante la noche dieron buenos resultados para detener el avance de los incendios de Añón de Moncayo (Zaragoza) y Les Useres (Castellón), pero las rachas de viento y la complicada orografía están complicando las tareas en el declarado en Vall d'Ebo (Alicante).

En Zaragoza, los trabajos realizados durante la noche lograron mantener el perímetro de 50 kilómetros del incendio sin que las llamas entraran en el parque natural del Moncayo.

El incendio forestal que se inició el sábado en Añón de Moncayo ha afectado a unas 6.000 hectáreas, y se da ya por estabilizado por lo que desde el puesto de mando, se va a proponer al 112 que se puedan ir realojando a los vecinos, de forma paulatina, en los municipios evacuados.

Por el momento, y en función de la evolución del incendio en las próximas horas, se mantendrán este lunes más de 350 efectivos desplegados en la zona porque puede haber reproducciones durante la tarde.

Sin embargo, en las tareas de extinción del fuego de Vall d'Ebo, en Alicante, que sigue activo, y cuya causa pudo ser uno o varios rayos, las condiciones meteorológicas no están siendo favorables y es complicada la orografía para sofocar un fuego que ha arrasado ya 6.500 hectáreas de superficie forestal, y ha obligado al desalojo de 1.200 personas.

De hecho, anoche, en torno a medio centenar de vecinos, once de ellos menores, pasaron la noche en un albergue de acogida instalado por la Cruz Roja, y se está valorando la posibilidad de más evacuaciones en municipios alicantinos.

Reclamo de ayuda al Gobierno central

La consellera de Justicia, Gabriela Bravo, ha señalado que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha llamado este domingo al president de la Generalitat, Ximo Puig, para ofrecer todos los medios necesarios.

"Hablamos de un incendio muy complicado, con una topografía muy compleja, de muy difícil acceso y eso hace mucho más difícil los trabajos de extinción", ha subrayado Bravo.

Según ha dicho, la actividad se tiene que desplegar fundamentalmente a través del aire, pero los medios aéreos que trabajan no pueden ser demasiados porque en ocasiones, como ocurrió este sábado, el humo dificulta la visibilidad.

Ha explicado que como el incendio de Calles (Valencia) ya ha sido dado por estabilizado, los bomberos del Consorcio de Valencia que trabajan allí podrán dar apoyo a los efectivos desplegados en Alicante para evitar que el incendio avance y entre de lleno en la provincia de Valencia por la Vall de Gallinera.

Por último, ha señalado que el incendio de Les Useres (Castellón) ha arrasado unas 800 hectáreas y es "más favorable" porque ha habido más humedad en el ambiente.

Galicia sigue en llamas

En Galicia, el nuevo fuego en Ourense, que sigue activo, comenzó ayer, domingo, en Castrelo do Val, en la parroquia de Campobecerros, y ha quemado 40 hectáreas con varios focos de origen, por lo que la consellería dice que "todo apunta a que fue intencionado".

También ayer se declararon incendios en Riós, parroquias de Fumaces y A Trepa, con 80 hectáreas quemadas, y en Oímbra, parroquia de As Chás, con 70 hectáreas; ambos están activos aunque próximos a la estabilización.

Por otra parte, hay otro incendio en la provincia gallega de Lugo, en Ribas de Sil, en la parroquia de Torbeo, limitando con Ourense, que ha calcinado 40 hectáreas.

El incendio más grande (en Ourense), con 2.100 hectáreas arrasadas y todavía activo aunque próximo a la estabilización, sigue siendo el que une los focos que empezaron en Laza, parroquia de Camba, y en Chandrexa de Queira, parroquia de Queixa.

Por otra parte, en Zamora, ayer por la tarde, logró controlarse tras 28 días el gran incendio forestal declarado en Losacio, el pasado 17 de julio, el de mayor extensión en España en lo que va de año, con unas 31.500 hectáreas quemadas y que causó la muerte a un brigadista y un ganadero de ovino. EFEVerde

Secciones : Actualidad
Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.