Del hemisferio norte, al sur: una nueva prosperidad bajo la lupa climática

Publicado por: Redacción EFEverde 11 de noviembre, 2022

Amaya Quincoces Riesco.- Infraestructuras sanitarias, transporte, saneamiento: el hemisferio sur se prepara para el despliegue, bajo la presión de la lupa climática mundial, de unas ciudades que incrementarán exponencialmente su demanda energética, mientras el norte habrá de reajustarse para seguir creciendo pero sin contaminar.

La nueva jornada de la cumbre climática mundial COP27, en Sharm al Shaij (Egipto), centrará este viernes los debates en el reto de la descarbonización y de cómo neutralizar a nivel global las emisiones de los combustibles fósiles especialmente contaminantes con el uso de otras energías limpias o verdes y frenar el calentamiento global, de la mano del sur global del planeta en proceso de arrancar su industrialización.

Las sesiones coinciden con la publicación del informe anual de la alianza "Global Carbon Project" (GCP), que integra a consorcios internacionales y la participación de un centenar de científicos de 80 centros de investigación y universidades de todo el mundo, en el que se alerta de que las emisiones de CO2 siguen creciendo aunque de forma desigual en los países y se sitúan en "niveles récord sin signos de descenso".

De acuerdo a los modelos de este informe, las emisiones de CO2 totales se prevé que aumenten el 1 % en 2022; si los actuales niveles de emisiones persisten, -señala la publicación- hay un 50 por ciento de probabilidades de que el aumento de la temperatura del planeta, respecto a los niveles preindustriales, supere en nueve años los 1,5 grados -que es el límite para evitar daños graves a la humanidad, según los expertos del clima de la ONU.

El despliegue industrial en el hemisferio sur

Mientras los países ricos buscan soluciones para no seguir echando humos tras décadas de industrialización, en el hemisferio sur las naciones, víctimas de los peores impactos de un calentamiento global del que apenas son responsables, se preparan para su revolución industrial, con la presión de no contaminar como lo han hecho sus vecinos del norte.

El llamado mecanismo de "pérdidas y daños", uno de los asuntos más espinosos en esta COP27, lo que intenta es compensar precisamente a los países más golpeados por esos daños climáticos a los que se enfrentan, con sequías cada vez más prolongadas, desertización, y al mismo tiempo episodios cada vez más frecuentes de lluvias torrenciales junto a inundaciones catastróficas causando aun más pobreza.

Se calcula, según datos manejados en el sector, que en 2040, los países fuera de la OCDE representarán el 70 % de la demanda energética mundial, por lo que el sur global será fundamental en el futuro desenlace climático.

En esta nueva era de desarrollo, las infraestructuras urbanas de los países del hemisferio sur requerirán mucha energía en sectores tradicionalmente muy contaminantes como la industria o el transporte; de hecho, el petróleo y gas, junto con el acero y el cemento son tres de los más intensivos en carbono -con unas emisiones directas a la atmósfera equivalentes a más de una cuarta parte de las globales de CO2-.

Hidrocarburos, acero, hormigón... en los próximos años, continentes como África, aunque también otras regiones del mundo, se enfrentarán, cara a cara, al difícil reto de desarrollarse sin contaminar.

El reto de la tecnología digital en la descarbonización

Los expertos consultados por Efe coinciden en que la tecnología digital, de la mano de la inteligencia artificial, con el desarrollo de modelos predictivos climáticos y otras herramientas para identificar patrones, a partir de la analítica en tiempo real de millones de datos y variables sobre el clima, será fundamental en el proceso de desarrollo económico en esta nueva era en la que se pondrá muy de cerca el foco en no contaminar.

Actualmente los sistemas tecnológicos son ya un aliado para predecir fenómenos meteorológicos extremos y su impacto, como lluvias intensas, granizo, incendios forestales, inundaciones y terremotos, y para responder de forma más eficiente y rápida ante desastres naturales; existen por otra parte drones autónomos (guiados por la inteligencia artificial) para prevenir incendios o buscar supervivientes en inundaciones y terremotos.

Según ha explicado el analista Andrés Ortega, director del Observatorio de las Ideas y coautor de algunos informes sobre descarbonización, la tecnología digital será "indispensable" para cumplir con los objetivos climáticos del Acuerdo de París, aunque ha advertido del riesgo de convertirla en arma de doble filo si no se garantiza que la energía para la prestación de sus servicios y fabricación es siempre de fuentes sostenibles.

En la nueva era que se abre a nivel global, los países del hemisferio sur habrían de digitalizarse, sin quedarse atrás, también de la mano de las energías verdes, lo que requerirá el compromiso de la ciudadanía, y un mejor acceso a la información sobre consumo digital y huella climática, junto con el apoyo de los poderes públicos en ese impulso al desarrollo sostenible, ha asegurado Andrés Ortega.

Según el analista, el comportamiento en los próximos años del hemisferio sur del planeta será fundamental en el reto de la descarbonización, y habrá de garantizarse que se sumen al carro de las energías limpias también para los procesos de digitalización. EFEVerde

Sigue a EFEverde en Twitter

Secciones : Actualidad
Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.