Un milano real en el Parque Nacional de Doñana. Crédito: Fabrizio Sergio/Estación Biológica de Doñana.

Un milano real en el Parque Nacional de Doñana. © Fabrizio Sergio/Estación Biológica de Doñana.

DOÑANA SEQUÍA

Los milanos reales que nacen en una sequía sufren sus efectos de por vida

Publicado por: Redacción EFEverde 27 de septiembre, 2022 Madrid Fuente: CSIC

Los milanos reales que nacen en un año de sequía estarán en desventaja durante toda su vida, lo cual disminuye su supervivencia y podría adelantar la desaparición de esta especie en peligro crítico de extinción en el Parque Nacional de Doñana, donde se ha hecho un estudio que publica Nature Communications.

La investigación encabezada por un equipo de la Estación Biológica de Doñana destaca la importancia de considerar no solo las condiciones climáticas del momento, por ejemplo durante una sequía, sino también las que vivieron los polluelos al nacer, pues les marcará de por vida.

Nacer durante eventos climáticos extremos puede “cambiar por completo cuáles son las predicciones de crecimiento o disminución de una población”, con claras implicaciones en la supervivencia de la especie, sobre todo cuando está amenazada y urge evitar su extinción.

Así lo señala a EFEverde el científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en la Estación Biológica de Doñana Julio Blas, uno de los autores del estudio.

La investigación se centra en la población de milanos reales, un ave rapaz y depredador emblemático que hace 30 años era relativamente abundante en Andalucía y ahora está solo en la zona central del Parque Nacional, donde su situación es crítica.

Con especies amenazadas o en peligro es importante hacer modelos demográficos que permitan predecir qué va a pasar si sigue esa tendencia y cuándo puede llegar el momento de la extinción si no se toman medidas, explica.

Efectos de la sequía natal

Los modelos tradicionales predicen las trayectorias poblacionales futuras sobre la base de las condiciones ambientales que se espera en ese futuro, pero no consideran si las condiciones en el momento del nacimiento fueron duras y, sin embargo, esto es “un factor crítico” que disminuye la expectativa de supervivencia durante toda la vida.

“Se ve claramente -dice Blas- que la producción de nuevos individuos durante eventos climáticos extremos, como una sequía, puede cambiar por completo las predicciones de crecimiento o disminución poblacional”.

En el caso del milano real, cuando se consideran los efectos de la sequía natal, la estimación de los individuos que van a quedar vivos en cinco o diez años disminuye un 40 % y la probabilidad del momento en que se va a producir la extinción, si no se toman medidas, se acorta un 21 %.

Todo ello respecto a aquellos modelos que solamente consideran la sequía actual, recortando así el tiempo disponible para actuar y evitar su extinción.

Si no se incluye esa variable en el modelo “estamos pensando en escenarios de cambio climático de una manera demasiado optimista y es muy probable que nos estemos quedando sin tiempo para evitar nuevas extinciones”, lo que genera una urgencia mucho mayor, indica el investigador.

Crisis climática

El cambio climático y sus extremos podrían estar erosionando las poblaciones más rápido de lo que se reconoce actualmente, porque las dificultades climáticas las golpean dos veces, a través de efectos contemporáneos y heredados, lo que requiere, según Blas, de medidas de conservación más urgentes e intensivas.

El equipo eligió para el estudio el milano real, una especie muy longeva que puede llegar a vivir 30 años, porque desde la década de los ochenta se hace un seguimiento y un esfuerzo constante para localizar la identidad de cada individuo marcado, su territorio, con quién se reproduce y el éxito de la misma.

Además existen tres décadas de registros climáticos, desde 1989, lo que unido al monitoreo simultáneo de 700 aves individualmente marcadas y a 1.200 registros de reproducción, el valor de la información acumulada para este estudio “es inmenso” .

La investigación analizó de forma simultánea cómo impacta la sequía en la reproducción anual de los individuos y cómo son las condiciones climáticas, tanto en el momento actual como cuando nacieron y, si fueron extremas, cómo se van a comportar el resto de su vida.

Haber sobrevivido a condiciones adversas durante los 50-70 días que pasa la cría en el nido tras eclosionar no da ninguna ventaja adaptativa cuando se producen condiciones duras más adelante y, de hecho, estos individuos dañados de partida sufren los efectos incluso décadas después, destaca Blas.

En época de sequía, se ha visto que la disponibilidad de presas disminuye cinco veces y el aporte de alimento que hacen los padres a sus polluelos en el nido disminuye 1,7 veces, por lo que su condición física cae “drásticamente”, lo que puede explicar que, incluso cuando son capaces de volar y abandonar su nido, esas condiciones les hayan mermado para el resto de la vida”.

Por término medio, la longevidad de un milano real es de unos diez años, aunque pueden llegar hasta 30, pero si ha nacido en sequía su esperanza de vida promedio va a ser de poco más de un año, lo que es insuficiente para iniciar la reproducción.

Reducir las causas de mortalidad

El investigador indica que es urgente reducir las causas de mortalidad, que son mayoritariamente de origen humano y ocurren fuera del parque nacional.

Aunque la supervivencia va mejorando conforme se hace mayor, “por más que lo haga, ese aumento de supervivencia está siempre muy por debajo de los nacidos en años de buenas condiciones”.

Estas conclusiones, de momento, son específicas para el milano real, aunque Blas considera que “sería difícil que no se dieran igualmente en otras muchas especies”, por lo que urge ampliar el rango de modelos de estudios, pues el efecto de la sequía natal y otros factores de estrés natales podrían explicar los colapsos poblacionales y extinciones que se observan, de forma casi repentina, en otras especies a nivel global.

El biólogo, que lanza la señal de alarma sobre la crítica situación de Doñana por la sequía, dice que esta dañará a los milanos de forma permanente si no se toman medidas para evitar la mortalidad de los juveniles.

En este sentido destaca que desde el equipo de conservación del parque nacional se están ejecutando estrategias como proporcionar alimentación suplementaria a los nidos, aunque es urgente invertir más recursos y con más rapidez para evitar el colapso poblacional y a la vista de los resultados de estudio. EFEverde

 

Expertos anillando ejemplares de milano real en el Parque Nacional de Doñana. Crédito: Fabrizio Sergio/Estación Biológica de Doñana.
Expertos anillando ejemplares de milano real en el Parque Nacional de Doñana. © Fabrizio Sergio/Estación Biológica de Doñana.

 

Sigue a EFEverde en Twitter

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.