El nuevo orden climático busca nuevos liderazgos. Por (*) Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO

(*) Florent Marcellesi para #CDO de EFEverde.- En COP21 el año pasado en París, ganamos la batalla política y cultural: la lucha por el clima pasó a ser hegemónica. Este año en COP22 en Marrakech, marcada por la ratificación en menos de un año del Acuerdo de París y por la elección a presidente de Estados Unidos de un negacionista climático, esta “hegemonía climática” se ha reivindicado frente a Trump, dando continuidad política y técnica a lo aprobado en París. Pero si algo ha demostrado COP22 es que el nuevo orden climático mundial ansía nuevos liderazgos.

Los negociadores del clima deben actuar ya para proteger a los más pobres del planeta. Por (*) Lourdes Benavides (Oxfam)

(*) Lourdes Benavides, Coordinadora del Centro de Conocimiento en Resiliencia de Oxfam.-   Llegamos al final de la COP22 y está a punto de confirmarse lo que ya sabíamos: que iba a ser difícil mantener el impulso tomado en la COP anterior, tan necesario para terminar de asentar el Acuerdo de París, darle forma y pasar a la acción.

No vivo en USA pero la victoria de Trump me importa. Por (*) Pili Piana

Por (*) Pili Piana / pili@ecohuellas.com .-  A menos de un año después de haber adoptado el Acuerdo de París en la COP21; justo tres días antes que inicie la COP22 en Marrakech -donde se espera que sea la reunión de acción y aplicación del Acuerdo de París- y cinco días antes que Trump haya sido elegido presidente de los Estados Unidos de América, entró en vigor, el 4 de noviembre, el primer acuerdo mundial para combatir el cambio climático. En el cual, los países estipulan reducir las emisiones de efecto invernadero lo suficiente como para que el aumento medio global de temperatura no sobrepase los 2 grados centígrados.

En defensa del periodismo ambiental. Por Arturo Larena

Si no existiese el periodismo ambiental habría que inventarlo... al menos esto es lo que pensamos quienes alguna vez nos hemos dedicado a esta especialidad informativa. Sin embargo ser periodista ambiental no es fácil, no porque no haya profesionales preparados y dispuestos a trabajar en este campo, sino porque los medios, salvo honrosas excepciones, no apuestan por este tipo de cuestiones.