Medición de los niveles de radón durante una reforma. EFE/Instituto para la Salud Geoambiental

Medición de los niveles de radón durante una reforma. EFE/Instituto para la Salud Geoambiental

CONTAMINACIÓN RADÓN

La mitad oeste peninsular, más expuesta al radón, gas nocivo para la salud

Publicado por: Redacción EFEverde 29 de septiembre, 2022 Madrid

Galicia, Asturias, Extremadura, el oeste y sur de Castilla y León y el oeste de la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Andalucía son las zonas de España con mayor exposición al radón, gas radioactivo y nocivo para la salud.

Así se puede apreciar en el mapa de áreas de riesgo alto de exposición elaborado por la Fundación Vivo Sano dentro de su programa "Vive sin radón", ya que en todas ellas se superan los 300 bequerelios -unidad de medición de la actividad radioactiva- por metro cúbico cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no superar el umbral de los 100.

Entre los perjuicios que origina a la salud, el radón está considerado como la segunda causa del cáncer de pulmón -entre un 3 y un 14 % de los casos, según datos de la OMS-, solo por detrás del tabaco.

Un informe de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ) precisa que el 4 % de las muertes por cáncer de pulmón son debidas a este elemento, una cifra que se eleva al 7 % en Galicia y al 6,9 % en Extremadura, que figuran entre las regiones más afectadas.

El radón, que es un gas inodoro, incoloro e insípido, se produce de forma natural por la desintegración del radio contenido en las rocas, por lo que su presencia en el aire libre es algo común y no supone riesgos por su dispersión en la atmósfera.

Diferente es la situación en interiores, puesto que la mayor parte de los casos tiene su origen en bajas o moderadas concentraciones del gas en lugares cerrados como las viviendas o los puestos de trabajo, espacios en los que no se puede diluir en el ambiente y se convierte en un gran riesgo.

Los pisos bajos y los sótanos son las áreas con mayores concentraciones de este elemento químico en interior, ya que pesa nueve veces más que el aire, aunque esto no descarta su presencia en plantas más elevadas pues, por su alta movilidad, puede alcanzar todas las zonas de un edificio. 

Tras desprenderse del suelo y de las rocas, el radón puede introducirse en los espacios cerrados a través de las fisuras de cualquier construcción o de las juntas de las tuberías de los desagües.

La exposición a este elemento también depende de la estación del año: en otoño e invierno se produce en mayor cantidad de manera natural que en primavera y verano, cuando su nivel se reduce tanto que incluso se recomienda no practicar mediciones. EFEverde

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.