Hora cero para acordar un nuevo Marco por la Biodiversidad del planeta. Por (*) María José Villanueva y Lucía Ruiz (WWF)

Publicado por: generico 16 de diciembre, 2022 Fuente: Ecologistas | WWF

El mundo donde vivimos hoy es muy diferente al de nuestros antepasados. Alguna vez salvaje y prístino, el entorno natural tiene ahora grabadas las huellas de la humanidad. Durante milenios, la naturaleza nos ha alimentado y protegido. Lamentablemente, estamos perdiendo estas valiosas contribuciones debido a la presión que ejercemos sobre ella.

En este diciembre de 2022, nos jugamos la última oportunidad para detonar un cambio en nuestra forma de interactuar con el planeta y vislumbrar un mundo positivo para la naturaleza al 2030. Montreal es la sede de 196 países que discuten el nuevo Marco Global para la Biodiversidad en el contexto del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB- COP15) de las Naciones Unidas.

La edición 2022 del Informe del Planeta Vivo, que monitorea las tendencias en la abundancia mundial de vida silvestre, detecta una disminución promedio global del 69% de las casi 32000 poblaciones estudiadas de mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces entre 1970 y 2018.

El impacto humano sobre las especies y los ecosistemas está llevando al planeta hacia límites peligrosos. Es necesario un esfuerzo global por revertir la tendencia de degradación. En 2019, la Plataforma Intergubernamental de Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos (IPBES) alertó que estamos experimentando la peor crisis de biodiversidad en la historia, pues un millón de animales y plantas están en riesgo.

En América Latina se calcula que en promedio que el 94 % de las poblaciones de las especies están en declive. Para el caso de las poblaciones de agua dulce la cifra promedio es de 83%.

En la Amazonía, un ecosistema con altas tasas de deforestación, hemos perdido el 17 % de la extensión original de los bosques, y otro 17% está degradado. Las últimas investigaciones indican que nos estamos aproximando con velocidad al punto de no retorno, traspasado el cual nuestra mayor selva tropical dejará de cumplir su función.

Marco Global para la Biodiversidad

El Marco Global para la Biodiversidad representa una oportunidad única para asegurar el ambicioso y transformador plan para detener y revertir la pérdida de biodiversidad para el 2030, en apoyo de la acción climática y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Se trata de un documento importante y se anuncia como en el "Acuerdo de París" para la naturaleza, como el que ya tenemos para el clima, en el que los países acordaron seguir esforzándose para limitar el aumento de la temperatura a 1.5 °C por encima de los niveles preindustriales.

WWF insta a los países a acordar un ambicioso plan global para la biodiversidad que ofrezca acciones inmediatas y críticamente necesarias para garantizar un mundo positivo para la naturaleza en 2030.

Eso significaría que terminaríamos esta década con más naturaleza, no con menos. El pleno reconocimiento de los derechos y el papel de los pueblos indígenas y las comunidades locales, así como un enfoque que abarque a toda la sociedad, son esenciales para tomar medidas que reviertan la pérdida de especies y ecosistemas.

¿Y… cómo se ve un mundo positivo para la naturaleza en 2030?

Esto significa que la pérdida catastrófica de la naturaleza se invierta para que en 2030 tengamos más naturaleza de la que hay ahora. Y para lograrlo, WWF considera que el nuevo marco global debe impulsar:

  1.  La conservación de al menos el 30% de la tierra, el agua dulce y los océanos y restaurar los ecosistemas degradados en todo el mundo para 2030, junto con los pueblos indígenas y las comunidades locales.
  2.  Detonar acciones transformadoras e inmediatas en todos los sectores productivos clave para hacer frente a los motores de la pérdida de biodiversidad. Los sistemas alimentarios provocan el 70% de la pérdida de biodiversidad en la Tierra y el 50% en el agua dulce. América Latina y el Caribe es clave para alimentar a millones de personas en 2050, ya que aporta el 14% de la producción mundial de alimentos.
  3. Un mecanismo de aplicación sólido y eficaz, ya que los objetivos ambiciosos solo tienen sentido si guían y estimulan una acción ambiciosa.
  4.  Financiación alineada a resultados positivos para la naturaleza. Debemos abordar urgentemente el impacto negativo de las finanzas sobre los recursos naturales de nuestro planeta, alineando los flujos financieros públicos y privados con las prácticas positivas para la naturaleza y las soluciones basadas en ella, y eliminando o reorientando los incentivos perversos, incluidas los subsidios perjudiciales. Según un informe reciente, el mundo gasta al menos 1,8 billones de dólares al año, lo que equivale al 2% del PIB mundial, en subsidios que impulsan la destrucción de la naturaleza y la extinción de especies, financiando de hecho nuestra propia extinción.
  5.  Impulsar decididamente, soluciones basadas en la naturaleza, en materia de salud, reducción de la pobreza, clima y economía.
  6. Siempre con un enfoque basado en los derechos, lo cual significa que los derechos de las personas se consideran junto a los derechos de la naturaleza.

Más de una semana después de haberse iniciado las conversaciones, estamos llegando a un momento clave en Montreal.

La mayor parte los negociadores se ha centrado en detalles en lugar de en los puntos importantes en los que se debe forjar un compromiso si el mundo quiere asegurar un acuerdo mundial ambicioso sobre biodiversidad.

Existe fuerte tensión en torno a los mecanismos para una movilización de recursos que sea suficiente y ambiciosa, y de la que depende la implementación efectiva del nuevo marco global. Los países en vías de desarrollo empujan por ello y no parecen dar marcha atrás.

Los ministros han llegado a Montreal y les espera una telaraña de paréntesis en los textos a aprobar, lo cual dificultará la toma de decisiones. El mundo necesita de su liderazgo urgente para lograr un Marco Global para la Biodiversidad que esté a la altura de las pérdidas.

Esperamos, con el corazón en la mano, que las negociaciones tomen la fuerza, compromiso y velocidad requeridas.

La hora cero está aquí. Nuestro futuro depende de ello.

María José Villanueva es directora de Conservación de WWF México y coordinadora de Conservación de América Latina y el Caribe.

 

 

 

(*) María José Villanueva es directora de Conservación de WWF México y coordinadora de Conservación de América Latina y el Caribe.

 

 

 

 

(*) Lucía Ruiz es coordinadora de Biodiversidad y Financiamiento WWF México y líder global de Áreas Protegidas y Conservadas.

 

 

 

 

 

 

 


 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Medio Ambiente y Ciencia en EFEnoticias y  EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)