Miedo en la Ciudad. Por (*) Bertrand Piccard

Publicado por: Redacción EFEverde 17 de noviembre, 2022

Teniendo en cuenta el aumento de la población mundial y el éxodo rural en los próximos 20 años, se calcula que habrá que construir el equivalente a Manhattan cada cuatro meses. Se trata de un orden de magnitud astronómico que corre el riesgo de acabar con los esfuerzos medioambientales realizados por otros sectores. Razón de más para descarbonizar toda la industria, pero también para comprender el pánico de los especialistas en la materia que no saben cómo hacerlo.

Cuando se utilizan las mismas formas de construir, tendemos a olvidar que hay otras formas mucho mejores y más baratas. Uno puede entonces lamentarse y tratar de resistirse al cambio durante el mayor tiempo posible, o por el contrario, buscar su interés económico en lo nuevo y evolucionar.

Teniendo esto en cuenta, a principios de la segunda semana de la COP 27, la Fundación Solar Impulse lanzó oficialmente la publicación de Guía de Soluciones para las Ciudades. Esta guía pretende liberar el potencial de las ciudades, basándose en ejemplos concretos en los que las tecnologías limpias han conseguido resolver importantes retos.  También identifica los obstáculos que frenan la adopción de soluciones a gran escala y señala a los responsables, las formas de superarlos durante la toma de decisiones.

Estas soluciones incluyen, por ejemplo, hormigón con escombros de demolición 100% reciclados, paneles aislantes a base de biomasa, ventanas capaces de regular la temperatura de los edificios, reciclaje de aguas grises, conexión de vehículos eléctricos a la red, bombas de calor geotérmicas para su uso en la ciudad y sistemas de gestión energética optimizados.

Las ciudades son responsables del 75% de las emisiones CO2 a nivel mundial, pero hay que recordar que también generan el 80% del PIB mundial. Es por esto que ante el cambio climático, su poder de decisión es muy importante. Como principales generadoras de actividad económica, las ciudades están en buena posición para aprovechar todas las oportunidades de la transición ecológica.

¿Se aplicará este razonamiento también a los países del Sur, tan fuertemente representados en esta "COP africana" de Sharm el Sheikh, cuando sabemos que las ciudades de África y del Sudeste Asiático emiten unas 1,5 toneladas de CO2 por habitante al año, mientras que las ciudades europeas emiten 5 toneladas y las de Estados Unidos y Australia 15 toneladas?

Mirando sólo el presente, se puede entender la frustración de las regiones menos desarrolladas a las que se les pide un esfuerzo, pero es allí donde se realizará la mayor parte de las nuevas construcciones. Construir de la forma antigua e ineficiente sólo reforzará aún más el problema.

Para apreciar plenamente la magnitud del desafío al que se enfrentan estos países, hay que poner de relieve las crecientes necesidades de la población y la dependencia entre los distintos sectores. En los últimos diez años, la demanda de energía en los países africanos ha aumentado un tercio, y la demanda de combustible para el transporte se ha disparado un 50%.

La respuesta a este dilema debe apelar al sentido común tanto como a la tecnología: lo primero es no repetir los errores cometidos por los países del Norte, y apostar desde el principio por proyectos modernos, eficientes, rentables y descarbonizados, ya que existen y permiten reducir la factura energética de los habitantes.

Por lo tanto, creo que es urgente dar a conocer estas soluciones. Cuando los ministros y otros responsables políticos, consultaron la Guía de las Ciudades, admitieron que no conocían la existencia de estas, lo que demuestra la falta de comunicación y que aún queda mucho trabajo por hacer.

Este día tiene un sabor especial para mí, porque la COP 27 ha elegido soluciones como tema oficial por primera vez en su historia. Todos los actores los necesitan, y las ciudades incluso más que otras.

 

Piccard en la Exposición de Energía Limpia en Pekín.
Piccard en la Exposición de Energía Limpia en Pekín. EFE/Wu Hong

(*)  Bertrand Piccard, es fundador y presidente de Solar Impulse

Pionero, ya en la década del 2000, en considerar la ecología a través del lente de la rentabilidad, Bertrand Piccard esta considerado como un líder de opinión en los temas de innovación y sostenibilidad. Como Presidente de la Fundación Solar Impulse, promueve el crecimiento cualitativo demostrando el potencial económico de las tecnologías limpias. Denunciando lo absurdo de los sistemas contaminantes e ineficientes que aún hoy día se utilizan con demasiada frecuencia, aboga por la modernización del marco legal para facilitar el acceso al mercado de soluciones eficientes.  Su voz se escucha en las mayores instituciones, así como las Naciones Unidas, la Comisión Europea, el Foro Económico Mundial entre otros y su compromiso le ha valido varios nombramientos, como el de Campeón de la Tierra y el de Embajador de Buena Voluntad de las Naciones Unidas.

 

 


 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Medio Ambiente y Ciencia en EFEnoticias y  EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)

 

Redacción EFEverde

Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE.