El desafío para una América Latina más unida y sostenible. Por (*) Katiana Murillo

Publicado por: generico 23 de enero, 2023

América Latina es una región de contrastes. Por un lado, representa una de las regiones más biodiversas del planeta por concentrar más de la mitad de la biodiversidad global, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Sin embargo, es también la que, con un 94%, registra el mayor declive regional de especies animales, según el Informe Planeta Vivo de WWF y el Instituto de Zoología de Londres.

La región es, asimismo, una de las que menos emite en el planeta con el 8% de las emisiones globales, pero es muy vulnerable a los impactos del cambio climático.

También es la más desigual y donde más personas defensoras de los derechos humanos resultan muertas por asumir causas ambientales y sociales.

Según Global Witness, Latinoamérica concentra el 68% de estos asesinatos en la última década, muchos de indígenas y mujeres.

Como si fuera poco, la región es políticamente muy heterogénea y convulsa, como lo muestra la actual situación en Perú y el intento golpista en Brasil.

En la gran diversidad de la región reside su riqueza, pero también su talón de Aquiles, porque no le ha sido nada fácil crear un frente común para defender puntos de vista ni iniciativas conjuntas.

El tema en realidad es muy simple: si no hay acuerdos regionales firmes, tampoco se pueden empujar acuerdos sólidos a nivel global.

Región unida

Un ejemplo de lo mucho que puede hacer la región unida en un frente común es lo que sucedió en la pasada cumbre climática, COP27, en noviembre 2022 en Sharm el-Sheik, Egipto.

Allí, la región tuvo la capacidad de unirse y asociarse también al entero Sur Global para sacar uno de los mejores resultados hasta la fecha: un nuevo arreglo financiero para pagar Pérdidas y Daños.

Es decir, el gran logro detrás fue cómo una amplia coalición de países en desarrollo obligó a los desarrollados a ceder.

Hay mucho por hacer todavía, pero, sin duda, es un gran paso adelante, aunque tal contundencia no se repitiera en la cumbre sobre diversidad biológica, COP15, realizada en diciembre en Montreal, Canadá.

Y no porque el tema no sea igualmente relevante, común y relacionado, además.

Por su importancia, la COP15 fue comparada en su temática con la climática de París en un momento en el que un millón de especies a nivel global están en peligro de extinción.

Sin embargo, su acuerdo no resulta legalmente vinculante y por eso demanda, además de un altísimo grado de entendimiento y acuerdo entre las Partes, liderazgo y mucha creatividad; esa que se necesita para desarrollar e impulsar soluciones que no se vean como cargas y responsabilidades opcionales, con el riesgo de quedarse atrás de cara a cualquier crisis política o económica que estalle, sino como motores de desarrollo.

Sin una verdadera apropiación y cooperación regional, que pasan por mantener un frente común a pesar de las diferencias, será difícil alcanzar metas que tienen en juego desafíos tan grandes para la región como el financiamiento que se requiere para enfrentar el cambio climático y revertir la pérdida de biodiversidad, así otros temas cruciales como los derechos humanos.

Esto pasa por entender también que la conservación y la lucha contra el cambio climático implican garantizar servicios tan vitales para las poblaciones de la región, como su misma seguridad alimentaria y bienestar a todo nivel; que se gana mucho más con un desarrollo sostenible que apostando, por ejemplo, a la deforestación y al extractivismo.

Katiana Murillo es coordinadora de Latin Clima.

Iniciativas como la adaptación basada en ecosistemas, el canje de deuda por naturaleza y las alianzas público-privadas para conservación y desarrollo, no son nuevas y tienen mucho que ver con la región, resonaron en los discursos de líderes políticos latinoamericanos que asistieron a la COP27, como el actual presidente brasileño Lula da Silva y el mandatario colombiano Gustavo Pedro.

La región necesita líderes en todos los sectores para pasar de las palabras a los hechos.

El logro del Sur global en la COP27 es solo un paso en la dirección correcta.

La región dirá si continúa enfrascada en sus recurrentes crisis políticas o va más allá para convertirse en líder de su propio desarrollo.

 

(*) Katiana Murillo es coordinadora de Latin Clima.

 

 


 

Creadores de Opinión Verde #CDO es un blog colectivo coordinado por Arturo Larena, director de Medio Ambiente y Ciencia en EFEnoticias y  EFEverde

Esta tribuna puede reproducirse libremente citando a sus autores y a EFEverde

 

Otras tribunas de Creadores de Opinión Verde (#CDO)