Cuatro regalos de Navidad: la Naturaleza nos enseña a ser humanos. Por (*) Valentín Carrera

En las próximas semanas muchos sentiremos la necesidad de sustraernos a la invasión del ejército de Papá Noeles clonados al estilo Kim Jong-un y ponernos a salvo en algún sitio donde no se festeje la Navidad, antes de que el Pequeño Tamborilero nos taladre los tímpanos con su ra-ta-tam-tam. Uno de los mejores lugares donde protegerse, cómodo, barato, casi gratis, y siempre a mano, es entre las páginas de un buen libro. Pocas cosas son más sostenibles que una buena lectura.